7 feb. 2016

Sueños (4am)

Soñé con fuego.
Con caras, con almas, con vidas perdidas.
Soñé tanto que me quedé sin sueños,
viví tantas vidas que perdí segundos
rezándole a labios que ni sabían que existía.

Tuve roces, caí de rodillas,
paré el tiempo siempre que quise pararlo.
Me inyecté agua de mar en vena
para tener algo recorriéndome el cuerpo
que no fueran manos sucias.

Fui la puta de los labios pintados,
la presa fácil, la boca cerrada.
El único roce que tuve con convencionalismos
fue el reírme de ellos entre cigarro y cigarro,
más cerca de cualquiera que de mí misma.

Me fallé mil veces y me quise otras tantas,
vomité al verme y por eso ya no me miro:
por querer arrancarme la piel y besarme en el mismo baile,
por querer seguir viviendo y acabarme;
por quererme y por no quererme.

Soñé con fuego, soñé con vida;
y ahora, ya no sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario